sábado

Chocolate



“Mami” dijo la niña pequeña, frotando sus ojos, parada en la habitación de la puerta de su madre. “Mami, el conejo de pascuas está comiendo chocolate” dijo.
“No, cariño” respondió la mujer, “el conejo de pascuas da chocolates, no los come”.
La mujer se movió un poco en sus sabanas y continuó hablando, mitad a su almohada, mitad a su hija; “Vuelve a dormir, cariño”.
“Pero mamá…” dijo la niña, “¡el conejo de pascuas está comiendo chocolate!” ahora en un tono más serio, casi como si fuera a llorar.
La madre se sentó y abrió sus brazos, “Cariño, te acabo lo acabo de decir; el conejo de pascuas no come chocolates, se los da a niños pequeños. Además, ni siquiera es pascuas todavía, vuelve a dormir” dijo en su voz más suave.

“Bueno mami” dijo la niña sollozando y volvió a su habitación.
La mujer sonrió y pensó “Estos niños y su imaginación” y volvió a dormir en un bostezo.
En el pasillo, la pequeña niña se quede un momento observando al conejo de pascuas comer su chocolate. Ella dijo “mami dijo que debía volver a la cama”.
El conejo de pascuas respondió “buena idea niña, voltéate y no mires”.
Él sonrió y le mostro un pequeño pendiente de metal a la niña y se lo tiró. Ella lo levantó y empezó a llorar cuando vio que era, era un collar de perro, y en él se leía “Chocolate”.


Recuerda que si quieres mandarme una historia de terror para que yo la publique aquí me la puedes mandar a este correo tushistoriasdeterror@hotmail.com, recuerda poner a nombre de quien quieres que la publique, y si es posible con una imagen respecto a tal historia

1 comentario:

Luisina dijo...

Esta bueno